Quitar asociaciones de archivos … a la bruta

En más de una ocasión, sin querer,  asociamos un determinado tipo de archivo a una aplicación que no debería estar asociado a ningún programa. Un ejemplo podrían ser los archivos de extensión .mui, que no están asociados a ninguna aplicación en concreto, pero que nosotros en nuestro afán de conocimiento los abrimos con el bloc de notas y con esta inocente acción los asociamos a este sin darnos cuenta. O bien son programas que de forma incorrecta asocian archivos con aplicaciones que podrían terminar por hacer funcionar mal el sistema o dando errores de apertura de esos archivos.

En Windows 7, 8/8.1 o 10, asociar archivos a una determinada aplicación, o incluso cambiar la asociación a otro programa diferente, es fácil….pero cuando lo que queremos es eliminar esa asociación, la cosa parece complicarse, pues no hay una opción para tal fin.

Sin embargo hay una sencilla solución un tanto chapucera que nos puede salvar la situación.
Crear un archivo con una extensión desconocida para Windows, o bien una inexistente, y asociar los archivos mal asociados con ese archivo, haciéndole creer que es un programa. Windows no reconocerá la extensión indicándonos que esa aplicación no puede abrir ese tipo de archivos, pero quitará la asociación de los mismos.
Hacer notar que en el ejemplo de este tutorial usamos Windows 10, pero son los mismos pasos para Windows anteriores.

Veamos paso a paso como realizar este método "bruto".

En este ejemplo vamos a usar un archivo llamado Prueba.test, que está asociado al Bloc de Notas, cuando en realidad no debería estar asociado a ningún programa.


Primero creamos un nuevo archivo de texto con una extensión inventada y desconocida para Windows. En nuestro ejemplo hemos usado la extensión .ozo, que es totalmente inventada y Windows no la va a reconocer.

En cualquier lugar vacío del Escritorio de Windows, pulsamos botón derecho del mouse y seleccionamos Nuevo / Documento de texto


Lo nombramos como queramos (en este ejemplo lo llamamos quitar asociacion) y le ponemos una extensión inventada y desconocida (en este ejemplo usamos .ozo)


Nos aparecerá un mensaje informando que cambiar la extensión podría dejar inutilizable el archivo. Simplemente pulsamos en el botón .


Nos quedará un archivo con el icono predeterminado de una hoja en blanco para archivos desconocidos.


Ahora pulsamos con el botón derecho del mouse encima del archivo al que queremos quitar la asociación y seleccionamos Abrir con / Elegir otra aplicación


En el panel que aparecerá, seleccionamos la opción Usar siempre esta aplicación para abrir los archivos …
Y luego pulsamos en Más aplicaciones


En el siguiente panel, navegamos hasta la parte inferior y pulsamos en Buscar otra aplicación en el equipo


Se nos abrirá una ventana del explorador de archivos. En el menú desplegable de la parte inferior derecha, seleccionamos Todos los archivos (*.*)


Ahora navegamos hasta donde creamos el archivo "falso", que en nuestro ejemplo era quitar asociacion.ozo
Lo seleccionamos y pulsamos Abrir


Nos aparecerá un mensaje que nos informa que esta aplicación no se puede ejecutar en el equipo.
Hacemos caso omiso del mensaje y pulsamos en Cerrar


En ese momento veremos que nuestro archivo ha cambiado de icono al de una hoja en blanco, signo de que ya es un archivo desconocido y sin ninguna aplicación asociada a él.


En el siguiente video podemos ver todo este proceso paso a paso. El video se realizó hace algún tiempo para nuestro anterior blog en un Windows 8.

0 comentarios