¿Qué son los Vínculos Simbólicos, los Vínculos Fuertes, los Accesos Directos y los Puntos de Unión?

En Windows, cuando queremos acceder a un archivo o directorio, debemos navegar a través del Explorador de Archivos hasta llegar a él. Un método para evitar pasar por esos pasos intermedios e ir directamente al destino es usar accesos directos, los cuales nos ahorran en algunos casos muchos clics y nos ahorran tener que recordar la ruta por la cual debemos navegar.

Los usuarios de MAC usan el mismo sistema, pero en vez de llamarlos accesos directos le llaman alias, pero su funcionamiento es el mismo.

Sin embargo los usuarios de Linux no disponen de accesos directos o alias. La vinculación a archivos y carpetas se hacen a través de los llamados enlaces duros (Hard Links) o enlaces simbólicos (Soft Links).

Los enlaces duros se usan para enlazar con archivos, no se pueden usar para enlazar con carpetas o directorios, para eso se usan los enlaces simbólicos o bien puntos de unión, aunque estos últimos son obsoletos y apenas se usan ya.

 

Se supone que los que usan Linux, acostumbrados a crear estos tipos de enlaces, deberían saber cómo funcionan y deberían poder hacer una descripción sobre lo que son…pero una cosa es la teoría y otra la cruel realidad y muchos ni saben que son los enlaces duros y/o los simbólicos.

En las siguientes líneas trataré de explicar las diferencias entre unos y otros y espero poner un poco de luz.

 

Los nombres para designar los mismos objetos difieren de un sistema operativo a otro. Lo que en Windows es un Acceso Directo, en Mac es un Alias, por ejemplo. Dado que este artículo está pensado para usuarios de Windows 10, a partir de ahora nombraremos a los enlaces simbólicos como vínculos simbólicos y a los enlaces duros como vínculos fuertes, que son las denominaciones que reciben en Windows.

 

ACCESOS DIRECTOS

Como ya dijimos al principio, son una forma de acceder a ubicaciones de forma rápida sin tener que pasar por el proceso de navegar a través del explorador de archivos. No son archivos en sí, sino que son solo referencias o punteros que indican donde se ubica el destino. Cuando hacemos clic en un acceso directo, automáticamente accedemos al destino al que apunta.

Si por alguna razón se elimina o se mueve de lugar la carpeta o archivo al que apunta, este deja de ser funcional y posiblemente nos aparezca un mensaje de error y en versiones actuales de Windows, incluso nos invitará a eliminarlo.

Las ventajas de los accesos directos son evidentes. Primero ocupan muy poco espacio en disco al no ser más que meras referencias, no archivos con contenido. El destino puede estar ubicado en cualquier lugar, sean en nuestro disco duro o fuera de él. Además, podemos personalizar los enlaces directos cambiando su nombre e incluso su icono. Podemos crear tantos enlaces directos como queramos, cada uno ubicado en un lugar diferente, nombrarlos diferentes, y todos tendrán la misma funcionalidad mientras apunten al mismo destino. Una de las particularidades de los accesos directos es que una vez creados podemos moverlos a cualquier otro lugar y seguirán funcionando mientras el destino no se mueva de ubicación o cambie de nombre.

 

VÍNCULOS FUERTES

También llamados Enlaces Físicos o Enlaces Duros. A diferencia de los accesos directos, que nos llevan a una determinada ubicación, los vínculos fuertes son un duplicado del contenido del archivo al que apuntan, por lo tanto ocuparán el mismo espacio en disco que el original. Cuando creamos un vínculo fuerte, lo que se crea es una réplica exacta del origen y a la vez se vincula a él, de tal forma que un cambio en el original se actualiza de inmediato en su vínculo fuerte y viceversa.

Esta forma de funcionar hace que si eliminamos el archivo original, su contenido aun es accesible a través de su vínculo fuerte. Esto lógicamente es una gran ventaja. Pero tiene sus desventajas, como habrán adivinado. Por ejemplo…un error en cualquiera de los dos archivos, el original y su réplica, este quedará reflejado en ambos. Los vínculos fuertes ocupan el mismo espacio que el original, por lo tanto si el original ocupa un giga, su vínculo fuerte también ocupara un giga, con lo que tendremos 2 gigas de espacio ocupado en disco en vez de uno solo. Otra de las desventajas de los vínculos fuertes es que deben apuntar a archivos únicamente, no admite vinculaciones a carpetas, directorios ni discos duros o unidades.

Tanto el destino u origen como el vínculo fuerte deben estar en el mismo disco duro o unidad y en la misma partición.

 

VÍNCULOS SIMBÓLICOS

Usados habitualmente en entornos Linux, se han incorporado a los entornos Windows a partir de Windows Vista, aunque ya estaban implementados desde Windows 2000.

Son muy similares a los accesos directos bien conocidos por los usuarios de Windows pues en realidad no son archivos físicos, sino apuntadores o referencias a archivos ubicados en otro lugar. La diferencia con respecto a los accesos directos, es que estos últimos nos llevan al destino al que apuntan y estaríamos así accediendo y trabajando con los archivos originales directamente, mientras que los vínculos simbólicos leen la información almacenada en el destino u origen y se comportan como si fuesen reales, pudiendo hacer modificaciones en el contenido de los archivos o las carpetas a las que apuntan, pero una vez que cerremos la carpeta o archivo, el vínculo simbólico no ocupará más espacio, puesto que todo el contenido queda en el archivo original, pero al volver a abrirlo, recuperaremos el contenido original nuevamente. Si hacemos cambios en el origen, este quedará reflejado en el vínculo simbólico cuando lo abramos, y lo mismo ocurre a la inversa, si abrimos un archivo con un vínculo simbólico y modificamos algo, este quedará reflejado en el original. El Explorador de Archivos y muchas aplicaciones de gestión de archivos, verán a los vínculos simbólicos como si fuesen archivos reales…incluso indicarán el tamaño real que ocupa su origen, aunque el enlace en sí realmente no esté ocupando más que unos pocos Kilobytes.

Los vínculos simbólicos pueden apuntar a archivos y carpetas ubicados fuera del mismo disco duro y/o en otra partición, en otras redes e incluso a archivos y carpetas en la nube.

Muchos entornos profesionales y aplicaciones de sincronización de archivos en la nube usan este tipo de enlaces, pues es casi como trabajar con los originales, pero sin ocupar espacio en el disco duro del usuario.

Su gran inconveniente es, al igual que los accesos directos, que si el original se mueve de ubicación o se elimina o incluso cambiamos de nombre, su vínculo simbólico queda sin función, con lo que si somos muy amigos de crearlos en todas partes….podríamos terminar con una maraña de vínculos disfuncionales. Su gran ventaja, como ya dijimos, es que apenas ocupan espacio físico en los discos duros.

Muchos creen que los vínculos simbólicos son exclusivos de Linux, pero nada más lejos de la realidad….todos los días los usuarios de Windows trabajan con vínculos simbólicos sin ser conscientes de ello. Las carpetas de usuario (Imágenes, Música, Videos, Documentos….) son en realidad vínculos simbólicos que apuntan a C:\\Users\usuario\carpeta destino.

De hecho podemos eliminarlas, si disponemos de los permisos administrativos suficientes, y el contenido de estas carpetas seguirá estando disponible en esa ruta final.

Al igual que los accesos directos, una vez creado un vínculo simbólico, este se puede mover a cualquier lado y seguirá funcionando mientras el archivo al que apunta no cambie de ubicación, sea eliminado o cambie de nombre.

 

PUNTOS DE UNIÓN

También llamados Directory Junction o Uniones de Directorios. Son una versión obsoleta de vínculos simbólicos que trata de solucionar el problema de los enlaces duros, que solo pueden apuntar a archivos, pero no a directorios. Los puntos de unión tienen algunas restricciones con respecto a los vínculos simbólicos.

Los puntos de unión no admiten rutas de acceso UNC, que son rutas de red que comiencen con \\ ni son compatibles con rutas relativas. Los Puntos de Unión deben apuntar a directorios que estén en la misma red local que el destino. Este tipo de enlaces o "uniones de directorios" son compatibles con Windows 2000 y con los sistemas Windows basados en NT posteriores. A partir de Windows Vista, se da compatibilidad con los vínculos simbólicos, y estos tenderán a sustituir a los puntos de unión progresivamente y en la actualidad prácticamente nadie los usa ya.

 

¿COMO PODEMOS CREAR EN WINDOWS TODOS ESTOS TIPOS DE VÍNCULOS Y ACCESOS?

Normalmente usaremos la consola de comandos del Símbolo del sistema o CMD y de preferencia como administrador para poder crear todos estos tipos de vínculos, a excepción de los Accesos Directos.

Como no todos son amantes de teclear comandos (me incluyo), además de indicar como hacerlo de forma "formal y académica" a través de la consola de comandos, como único objetivo de aprender, cultivarse en el conocimiento y ver si en una de estas hasta nos aficionamos a eso de escribir comandos, también hablaremos de una herramienta que de forma intuitiva y sencilla nos ahorrará ese sacrificio y creará todos estos tipos de vínculos a golpe de unos pocos clics.

 

Accesos Directos

Todos los que usamos Windows sabemos cómo crear accesos directos, pero de todas formas vamos a explicarlo brevemente para los que faltaron a clase ese día:

Seleccionamos con el botón derecho el archivo o carpeta o unidad objetivo y la arrastramos a la ubicación donde queremos crear el acceso directo. Al soltarlo nos saldrá un menú contextual donde seleccionaremos la opción Crear iconos de acceso directo aquí.

 

 

Otra forma es hacer clic sobre el archivo objetivo con el botón derecho para que aparezca su menú contextual.

Ahí tenemos dos vías, la primera es seleccionar la opción Crear acceso directo, que nos creará el acceso en la misma ubicación que el objetivo. Y la segunda es seleccionar la opción Enviar a y en su submenú seleccionar la opción Escritorio (crear acceso directo), que creará el acceso en el Escritorio. En ambos casos, podremos mover el acceso directo creado a otra ubicación si queremos.

 

  

 

Vínculos Fuertes

Windows no dispone de una herramienta específica sencilla para crear este tipo de enlaces. Deberemos hacer uso de la consola de comandos (CMD), y en algunos casos ejecutado con privilegios de administrador. Dentro de la consola de comandos haremos uso del comando mklink, que es usado para crear vínculos.

En la caja de búsqueda de Cortana, escribimos CMD y en los resultados, seleccionamos el resultado que diga Símbolo del sistema. Sugiero ejecutar el CMD como Administrador, pues puede que para algunos archivos necesitemos permisos de administrador. Para eso simplemente en vez de dar Enter o clic izquierdo encima del resultado anterior, pulsamos con el botón derecho y en el menú seleccionamos Ejecutar como administrador.

 

 

En la consola del Símbolo del sistema, deberemos situarnos en el directorio donde se encuentra el archivo origen u objetivo, como quieran llamarlo. En este ejemplo nos situaremos en el Escritorio:

 

 

Donde Propietario será tu nombre de usuario en Windows.

 

Una vez situados en el directorio correcto, tecleamos lo siguiente:

 

mklink /H  archivoreplicado.txt archivoorigen.txt

 

 

Donde archivoorigen.txt es el archivo original y que en tu caso podría ser otro tipo de archivo, pero siempre recuerda poner la extensión de dicho archivo, en nuestro ejemplo un archivo de texto .txt

Y archivoreplicado.txt es el vínculo fuerte que se creará. Podemos nombrarlo igual al origen o diferente, pero siempre respetando la extensión del archivo.

Tras pulsar la tecla Intro o Enter, veremos que se ha creado un nuevo archivo y que tanto el original como su vínculo fuerte incorporaron una pequeña marca en su icono en forma de X para indicar que ambos son archivos vinculados mediante un enlace duro o vínculo fuerte.

 

  

 

Si miramos las propiedades del archivo original o el archivo vinculado, veremos que se nos indica que ambos son archivos con Vínculo Fuerte (enlace duro) y en nuestro ejemplo nos indica que hay dos archivos vinculados y nos da la lista de sus ubicaciones

 

 

Vínculos simbólicos

Al igual que con los vínculos fuertes, Windows no ofrece facilidades y deberemos volver a hacer uso de la consola de comandos.

Seguimos los pasos anteriores para abrir una ventana CMD. Volvemos a sugerir que sea como administrador.

Tecleamos lo siguiente:

 

mklink /d "C:\Users\Propietario\Desktop\vinculo.txt"  C:\Users\Propietario\Desktop\origen.txt

 

Donde C:\Users\Propietario\Desktop\vinculo.txt será la ruta donde se creará el vínculo simbólico. Si el origen es un archivo (como en este ejemplo) en vez de una carpeta, hay que incluir la extensión de dicho archivo, en nuestro ejemplo .txt.

Y donde C:\Users\Propietario\Desktop\origen.txt será la ruta del archivo origen. En este ejemplo hemos usado la misma ruta para el origen y su vínculo simbólico, pero el origen puede ser un archivo, una carpeta, una unidad, etc… y ubicado en cualquier lugar, sea en nuestro disco duro, fuera de él, internet u otra red. Si el origen es un archivo, deberemos indicar la extensión, en nuestro ejemplo .txt

 

 

Tras pulsar Enter o Intro, veremos que se habrá creado un archivo acorde con lo escrito en nuestro anterior comando y en la ruta especificada.

En este caso el icono que se creará será el típico de una carpeta sin más símbolos. Si accedemos a las propiedades del vínculo simbólico, veremos los detalles del mismo y la ruta al destino al que apunta.

 

 

Puntos de Unión

Como indicamos anteriormente, los puntos de unión o Directory Junction son una versión obsoleta de los actuales vínculos simbólicos y prácticamente ya no se usan debido a sus restricciones.

De todas formas indicaremos como crearlos como un ejercicio académico y de aprendizaje.

Abrimos como en los casos anteriores una sesión de CMD con privilegios de administrador.

Escribimos algo similar a esto:

 

mklink /j    "C:\Users\Propietario\Desktop\carpetavinculada"  C:\Users\Propietario\Desktop\carpetaorigen

 

 

Como en el caso de los vínculos simbólicos, la primera ruta es donde se creará el punto de unión y la segunda es la ruta del directorio o carpeta de origen. Recuerda que el origen y el punto de unión deben estar en la misma red local, no necesariamente en el mismo disco duro, pero sí en la misma red y que solo se pueden unir directorios o carpetas, no archivos.

Una vez que pulsemos Enter o Intro, veremos que se ha creado en la ruta especificada en el comando anterior una carpeta con un símbolo verde que indica que ese es un punto de unión.

Si accedemos a sus propiedades, veremos la ruta a que está vinculada.

 

 

Link Shell Extension

Esta utilidad gratuita agregará una nueva opción al menú contextual del Explorador de Archivos que nos permitirá crear todos los tipos de vínculos anteriores de una forma tan integrada a la forma de trabajar habitualmente con archivos en Windows, que parecería una parte del mismo sistema operativo y nos dejará pensando por qué Windows no lo trae integrado de serie.

Podemos crear vínculos de varias formas.

 

La primera es pulsando el botón derecho encima de una carpeta o archivo (que será el origen u objetivo) para mostrar su menú contextual. Entre las opciones, seleccionaremos Seleccionar el origen del Vínculo.

 

 

Pulsamos después el botón derecho encima de una zona vacía dentro de una carpeta o el mismo Escritorio (que será donde se creará el vínculo) y en el menú contextual seleccionaremos la opción Soltar como…

Y en el submenú emergente, seleccionaremos la opción deseada. Las opciones de este submenú variarán dependiendo del origen (si es un archivo, una carpeta, de si su ubicación está dentro o fuera de la red local, si está o no en la misma partición etc….)

Si lo deseamos podemos cancelar la operación seleccionando en su lugar la opción Cancelar la creación del Vínculo

 

 

La segunda opción es similar a la creación de un acceso directo. Seleccionamos el archivo o carpeta de origen y la arrastramos al lugar donde queremos crear su vínculo. Al soltar el botón aparecerá un menú emergente donde tendremos las mismas opciones que en el caso anterior.

 

 

Link Shell Extension
EXE instalador | 4 MB aprox.
Web Oficial

 

Con toda esta parrafada espero haber aclarado un poco los conceptos básicos de lo que son cada tipo de vínculos.

Normalmente los accesos directos serán la forma más económica y práctica de realizar enlaces con archivos y carpetas, este tipo de vínculos suelen ser muy versátiles, pero hay determinadas y contadas ocasiones en la que sería interesante alguno de los otros tipos de vínculos, como por ejemplo los simbólicos, muy usados por aplicaciones de copias de seguridad o sincronización de carpetas, etc…

DropBox, Mega, OneDrive y otros, también suelen usar vínculos simbólicos o vínculos fuertes para tareas de sincronización.

En fin, que cada quien le dé la utilidad que mejor le convenga y nos vemos en otra ocasión. Sean felices.

0 comentarios